El uso de las pieles es la historia de cómo la humanidad decidió protegerse del frío. Los testimonios paleontológicos lo dejan muy claro: las pieles animales (curtidas o no) se han usado como vestimenta, mantas o material de construcción de tiendas desde la Prehistoria. Los expertos sostienen que esto pudo haberse hecho hace más de 1,5 millones de años. Sin embargo, la fabricación del cuero es mucho más compleja que el mero raspado de las pieles de los animales.

 

Agujas paleolíticas de la Cueva de Courbet (Francia)
Agujas paleolíticas de la Cueva de Courbet (Francia)

 

El cuero es civilización

 

Puede parecer un material muy elemental y básico, pero el cuero es el resultado de un proceso laborioso que requiere mucha técnica y conocimiento. Esto implica la existencia de una sociedad compleja y estructurada que permita acceder a las sustancias químicas necesarias y diferenciar a unos trabajadores de otros.

 

Sabemos que las pieles curtidas ya se usaban en Mesopotamia, Egipto y posteriormente en las antiguas Grecia y Roma. En estas civilizaciones había artesanos especializados, los curtidores, que vivían y trabajaban en sus propios barrios en los que fabricaban el cuero de manera industrial (artesanalmente, pero en producción masiva). Quizá no sepas que el cuero se usaba como material-herramienta (correas, cintos, calzado, armaduras, sillas de montar, utensilios diversos, etc.) y no tanto como vestuario, un uso realmente moderno que aprovecha la belleza de este material para nuestro uso personal.

 

Tan importante era el cuero y su industria en la antigüedad, que pudo haber sido una de las causas de las guerras púnicas. Roma tenía un fuerte monopolio como productora y proveedora de cuero en el Mediterráneo, pero Cartago ganó importancia con su propio cuero y eso hacía peligrar las arcas romanas.

 

 

En definitiva, el cuero y las pieles han viajado con nosotros desde las cuevas hasta las pasarelas. Una intensa relación que definió el transcurrir de las civilizaciones y que hoy puedes celebrar con un precioso bolso o una elegante chaqueta.

Comenta

tu correo electrónico no será publicado. Campo requerido *

Comentos *